Contador de Visitas

000091886

La Academia en Facebook  La Academia en Twitter  

    

Cómo llegar

Tres celebraciones

ALGO DE HISTORIA DE LA LENGUA Y LA LITERATURAImage and video hosting by TinyPic

 

Socorro Inés Restrepo Restrepo

Presidente de la

Academia Antioqueña de Historia

 

El 23 de este mes, se celebró  el “Día del Idioma”; honramos la memoria de tres grandes genios del idioma: Miguel de Cervantes Saavedra, don Marco Fidel Suárez y William Shakespeare.

En la lengua española, el buen decir y el buen hablar de don Miguel y don Marco tiene sus raíces muy profundas, en los albores de nuestra América: En 1492, don Antonio de Nebrija, publicó la Gramática Castellana, que ayudó a la unificación idiomática de España, ya con la  unidad geográfica, política y religiosa, con la unión de los Reinos de Castilla y Aragón, y  con  el triunfo sobre los moros, y su expulsión.

 En 1517, Nebrija publicó la Orthografía Castellana que ayudaba a la perfecta escritura  de las palabras. La ortografía castellana ha sufrido muchas modificaciones, poco a poco fue desprendiéndose de sus formas latinas, y ajustándose al hablante, como suele ocurrir en la historia de la lengua. Algunos han propugnado por eliminar la ortografía, lo que crearía el caos idiomático, pues una simple grafía determina el significado de una palabra: ejemplo: vaya, inflexión de ir; valla, aviso (tiene otras acepciones) (Otras palabras de igual ortografía hacen la diferencia en el contexto de la frase: operación quirúrgica, y operación militar) En el siglo XIX, don Andrés Bello, con su “Gramática de la lengua Castellana”, impidió la fragmentación del idioma en América, y acabó por liberar al castellano de las formas latinas, de ortografía y gramática. La Gramática de Bello, apenas vino a imponerse en  América a mediados del siglo XX, cuando el término Castellano, idioma de Castilla, hablado por la mayoría de los conquistadores,  fue el que acabó por imponerse en España, sobre los otros dialectos regionales.  Por cuestiones de política internacional, ,empezó a usarse el término “español”, como idioma hablado en España. En España aún se hablan habitualmente algunos dialectos: el catalán, el gallego, el mallorquí y otros. Hoy en día, la institución rectora en cuestiones del idioma, es la Real Academia de la Lengua, con presencia de las Academias americanas.

En 1867, Jorge Isaacs, publicó la novela María, prototipo de la novela romántica entre nosotros. Del mejor corte del romanticismo francés, narra los amores de María y su primo Efraín, enmarcados en las más bellas descripciones del paisaje. De manera vívida, el lector imagina la cacería del tigre con toda la emoción, el monte, los áridos caminos, los plantíos, el río a cuyas orillas Efraín. María, acompañados de la pequeña, Emma pasaban tardes entretenidos en la lectura, la contemplación de la naturaleza, y el amor expresado en las miradas, las sonrisas, los pequeños gestos.

Pero no es solamente la novela del paisaje. Es la novela del sentimiento. Es el alma enamorada de una mujer a través de la mirada de un hombre también enamorado. Los puros amores, los momentos felices, las lágrimas, la separación, hasta el momento definitivo y doloroso con que termina la novela.

Pero Isaac no fue solamente el novelista. Fue el poeta, el etnógrafo, geógrafo, lingüista, `político aguerrido. Militó en ambos partidos. Tuvo nexos muy profundos con Antioquia. Aquí reposan, en el cementerio de San Pedro sus restos, en un magnífico mausoleo que hacer honor a su obra cumbre,

En su tiempo, María, fue con “La Vorágine” una de las novelas más traducidas a otros idiomas.

Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, apareció en 1967. Desde su primera edición ya se vislumbraba la acogida que tendría entre los lectores. Publicada en medio del “boom!” latinoamericano de la novela, estaba destinada al éxito que realmente ha tenido en forma merecida

Inicia el realismo mágico, casi exclusivo de la obra gacíamarquiana. La fantasía y la realidad se entretejen de tal manera que al lector a veces le cuesta distinguir la una de la otra.  En el trasfondo está la  historia de un país convulsionado,  de regiones tan atrasadas que cualquier buhonero o saltimbanqui podía deslumbrar a un pueblo con su “magia”:

Pasajes lleno de ternura como la solicitud de la madre por toda su familia, bellísimos, como la aparición de las mariposas amarillas, casi un símbolo. Tenebrosos como los largos e interminables días de lluvia.. Dolorosos como uno de los viejos Iguarán amarrado en el patio.

Para disfrutar de Cien Años de Soledad, no basta una lectura. Las generaciones Iguarán que se suceden una y otra vez,  hacen complejo el libro, y cada nueva lectura nos lleva a una distinta y siempre fascinante apreciación de la obra.

No fue la única obra de García Márquez: inolvidables  “Doce cuentos peregrinos” y “El amor en los tiempos del cólera”. Dolorosa “La Cándida Eréndira y su abuela desalmada”. Autobiográfica “vivir para contar” e histórica, “Crónica de una muerte anunciada”. La producción de García Márquez es realmente muy extensa. Además fue periodista, Formó parte de la “Comisión se Sabios” en el gobierno del Presidente Gaviria. Galardonado con el Premio Nobel de Literatura

Medellín, abril de 2017.