Contador de Visitas

000091938

La Academia en Facebook  La Academia en Twitter  

    

Cómo llegar

17 DE OCTUBRE DE 1829

Image and video hosting by TinyPic

Socorro Inés Restrepo Restrepo

Presidente de la Academia Antioqueña de Historia

 

El 17 de octubre, es una fecha luctuosa en la Historia de Colombia.  Se conmemora la muerte del General José María Córdova, quien se había insurreccionado contra El Libertador, apoyando sus razones, en la dictadura de Bolívar, la guerra con el Perú, que consideraba un error, el nombramiento que le hizo El Libertador, como Ministro de Marina, alejándolo de la vida militar, y la razón más poderosa para  el General,  los rumores sobre una posible coronación de Bolívar.

Transcribimos, apartes del libro “De Ayacucho al Santuario”, de Gustavo Lozano Gutiérrez.

El 9 de octubre, en su casa paterna convoca a una reunión a la cual asisten los más connotados caballeros de la localidad. En ella resume su posición anti dictatorial y pregunta a cada uno de los asistentes su opinión al respecto. En este acto comienza a ver los abrojos, porque cada uno de quienes tomaron la palabra se expresaron en total acuerdo con el General, pero no con el procedimiento que tenía acordado. Para unos la aventura era fatal, dadas las fuerzas de que disponía el Gobierno para reprimir cualquier brote subversivo; para otros, militares,  su estado castrense, les impedía tomar partido en contra del gobierno al cual servían; y su amigo Aranzazu fue explícito en sostener que la vía anti dictatorial lo era la del Congreso, para lo cual el mismo Córdova había sido nombrado en representación de Antioquia. En fin, todos le reiteraron sus afectos, su respeto, pero no se comprometieron a secundarlo en la empresa. Córdova sabe, que, en la hora de la verdad está solo; y lo que es peor, que su soledad está rodeada del pueblo antioqueño.

Lanza proclama  al pueblo antioqueño y al pueblo caucano, reiterando  su empeño en morir por aquello en lo cual cree .Organiza los escasísimos recursos que ha logrado reunir e impone la disciplina a la manera efectiva como siempre; fusilando a aquel que se constituya en factor divisionista o de derrota. Mientras el gobierno se moviliza  contra él. Córdova despliega su acostumbrada capacidad organizativa. Escribe numerosas cartas a su hermano Salvador, como evidencia de que su confianza reposaba solo en lo que será siempre fiel devoto a su memoria, como fue su fiel servidor en todo instante en que fue  requerido. (Pags. 189 y sig.

 Citemos ahora a don José Manuel Restrepo, en su obra “Historia de la Revolución en Colombia”, T. VI:

El general O´Leary envió desde la montaña al  comandante José Manuel Montoya, amigo de Córdova a fin de  persuadirle que se sometiera al gobierno y no hiciera derramar inútilmente la sangre de sus compatriotas.. Montoya nada pudo conseguir para atraerle a una honrosa capitulación. Siempre se creía invencible y contestaba citando su última proclama.

Entre tanto la expedición avanzaba por San Carlos a salir a los Baos, a donde llega el 16 de octubre. Allí supo O´Lary que Córdova lo aguardaba  en la hacienda de El Santuario ya fuera de la montaña. En esta inteligencia la división se puso en marcha a las seis de la siguiente mañana, y a las once halló a las fuerzas revolucionarias formadas cerca de la capilla del Santuario, con su reserva situada detrás de la casa de teja de la hacienda. O´Leary dio inmediatamente sus disposiciones de ataque, las que fueron bien ejecutadas por el coronel Carlos Castelli y por los demás oficiales; en breve la acción vino a ser general. La retirada prevenida a una compañía hizo creer a Córdova que  cedían las tropas del gobierno; avanzó pues con imprudencia, comprometiendo todas sus fuerzas. Sus soldados, aunque  reclutas, iban guiados por antiguos y valientes oficiales. Viendo todo perdido el general se coloca  en la puerta de la casa de teja. Con  algunos soldados y oficiales, desde donde hace un fuego muy vivo. Entonces O´Leary manda al coronel Castelli, al segundo comandante de caballería Ruperto Hand, que ataquen la casa y no den cuartel a los que resistan. Córdova, ya herido, se retira al interior, donde le halla Hand; asegúrase haberle dicho Córdova que estaba rendido, y que sin embargo le hirió con el sable  en una mano y en la cabeza, herida que le parte el cráneo y es mortal. (Pag.252 y sig).

El General Córdova murió vilmente asesinado por un extranjero.   Pero sus palabras de valiente militar, resonarán por siempre en la historia:

 Si es imposible vencer, no es imposible morir.

Bolívar, al enterarse de la muerte de Córdova, exclamó: “Córdova, Córdova, mi Efestión, .mi amigo, mi valeroso Ney. Una sola gota de su sangre valía más que todos sus enemigos.

Medellín, octubre de 2016

Liborio Mejía, 200 años de la muerte del presidente más joven de Colombia.

Image and video hosting by TinyPic Nos hemos preocupado por la historia de los héroes foráneos de la independencia, pero de nuestros hombres poco sabemos. Tal es el caso de don Liborio José Apolinar y Mejía Gutiérrez de Lara, cuya Matria es la hidalga ciudad de Santiago de Arma de Rionegro, sede del gobierno de la República del Estado de Antioquia, con su presidente  Don Juan del Corral Alonso, con la primera Escuela de Infantería de Colombia y [la primera de ingenieros funcionó en Medellín dirigida por Caldas]. Tuvo la segunda Maestranza de Artillería de Colombia, luego de la de Santa Fé de Bogotá.

La Patria, tuvo en este rionegrero, una ficha clave en el conflicto entre federalistas y centralistas, por los intereses de los capitalinos como la familia de Manuel de Bernardo y Álvarez –del Casal, tío de Antonio  Nariño, quienes querían conservar el poder virreinal, para ellos en la Santa Fe en Bogotá [Bogotá era toda la región de Funsa], en contra de los derechos de autonomía de las demás provincias, que ante una ausencia de poder regente, se formaron en juntas que como la de Cádiz o la de Santa Fe, se autoproclamaron “Soberanas”, en contra de los derechos de las demás.

En medio de esos intereses, surge la historia de Liborio Mejía, quien marcha en la Expedición Auxiliar de Popayán, ordenada por el Presidente don José Miguel de Restrepo y Puerta, y equipada por su sucesor el Presidente Dictador don Juan del Corral, que marchó al sur, pasando por Sistema Fortificado de Bufú el 13 de octubre de 18313, para libertar a Marmato, Supía [acta firmada por Liborio como Secretario], Quiebralomo, Anserma, y Cartago, anexados temporalmente a la Republica de Antioquia, por el Comandante José María Gutiérrez  “El Fogoso”  y sus cerca de 300 hombres, [200 del Batallón de Conscriptos, media compañía de Artillería e igual número de caballería, más la Columna de Emigrados del Estado Popayán].

Pero la lucha,  a pesar del acuerdo entre Torres y Nariño, continuaba en lo  político, en Popayán. Nariño desconoció al verdadero Presidente,  Mazuera, imponiendo a su segundo general Ramón de Leyva, para controlar el poder y el territorio hasta Quito, que pensaba libertar.

Las Provincias Unidas con Torres protestaron, pero de nada valió, y el Presidente Corral, dio orden expresa de no reconocer a Nariño como autoridad civil, más si como comandante militar, pero sin permitirle controlar las tropas antioqueñas, ni otra de las Provincias Unidas.

Un arrebato de Nariño, lo perdió cuando iba ganando en Pasto, y la mala información del coronel Pedro  Monsalve, terminaron en derrota para toda La Expedición del Sur, [tropas conjuntas de la Unión y Cundinamarca].

Surge entonces la figura militar de Liborio Mejía como comandante de la tropa antioqueña, por  retiro del mando del Comandante Gutiérrez y por muerte del Capitán Baltazar Salazar [hermano de la esposa del Vicente, el hijo de Nariño].

El Capitán Mejía, tiene su primer  combate como comandante, en Almaguer, al repeler a las fuerzas realistas del Patía por el 15 de julio de 1814, cuidando la espalda de Popayán.

Derrotado y preso Nariño, el Dictador de Cundinamarca, no quiso cumplir el pacto de integración y el Presidente del Triunvirato García Rovira, ordena tomar  las armas a  Santa Fe, y pone al frente a Simón Bolívar y concentra tropas de todas las provincias. Liborio Mejía marcha a la capital con los antioqueños para derrotar al tío de Nariño y consolidar el gobierno.

De regreso al Valle, se les une la columna antioqueña que viene con Serviéz, donde marcha el Alférez  Córdova, y dan con el Batallón Bravos del Socorro el Combate de Ovejas el 29 de junio de 1815, y a los 6 días la Batalla de El Palo, donde derrotan a los realistas.

Serviéz con Córdova marchan a la capital, mientras que Liborio y la gran parte de los antioqueños, se preparan  para la sostener la Republica. El Presidente Madrid, huye de Bogotá y en Popayán renuncia al cargo, ante lo cual el Teniente Coronel Liborio Mejía, Comandante general de las tropas es nombrado Presidente Dictador [e] mientras llega García Rovira, pero con las intenciones de negociar con Morillo desde Torres y ahora Madrid, la Nueva Granada estaba en los estertores de la muerte.

Con las pocas tropas que le quedaban, se enfrentan contra Sámano, atrincherado en la Colina del Rey en cercanías del pueblo de El Tambo, y como los espartanos, se enfrentan a un enemigo, tres veces más grande.

Son derrotados en la Cuchilla de El Tambo, y logran escapar unos pocos, que con el Presidente Liborio Mejía huyen hacia la Plata, en busca de las tropas que nunca llegaron en apoyo. En el páramo se encontraron con el Presidente electo García, quien se casa allí con su Pepita y escapa hacia el Brasil, sin tomar posesión del cargo mientras el Presidente Dictador Liborio Mejía continua hacia la Plata, donde con los restos del Socorro, dan su  último combate, antes de marchar al más allá en patíbulo de Morillo el 3   de septiembre de 1816.

Al ser el Presidente Liborio Mejía el comandante en combate del primer combate del futuro General José María Córdova, la Fundación Cordovista de los Andes, desde la anterior Presidencia, ha venido fomentando la investigación y difusión de todos los aspectos de la independencia en Antioquia, y en junta directiva de noviembre del año anterior, se acordó  la realización de un libro sobre Liborio Mejía, el número 18 de la Colección Bicentenario de la Independencia “José María Córdova”: El Teniente Coronel Ciudadano Liborio Mejía Presidente de Colombia y la Expedición Auxiliar de Popayán. 2016-   Ahmed-R. 

Como un homenaje a la población de Liborina  y de la Santiago de Arma de  Rionegro.

Teniente Coronel [Rva] Ahmed Restrepo enciso

Presidente de la Fundación Cordovista de los Andes

Miembro Academia Antioqueña de Historia

 

Tomado del libro de Ahmed-R,  El Teniente Coronel Ciudadano Liborio Mejía Presidente de Colombia y la Expedición Auxiliar de Popayán. 2016​